Jesús “Chúo” Torrealba: el poeta de los pobres

ChuoTorrealba_DNEl señor Jesús Chúo Torrealba nació el 18 de mayo de 1958.

Para el día que firmó la bienvenida y halagos al monstruo de FIDEL CASTRO tenía 31 años cumplidos, es decir ya estaba bien grandecito y sabía muy bien lo que hacia.

Por otro lado, no acostumbro a decir vulgaridades cuando escribo, pero este señor es un mojonero porque SI FUE PROFESOR en el año de 1989.

Aquí transcribo una entrevista que le hizo el Diario de Caracas el 18 de agosto de 2013 a Mr. Chúo Torrealba:

“…Así, relata su ruptura con el Partido Comunista de Venezuela (PCV), en el año 1974, como la consecuencia del contraste que hizo entre la teoría propuesta por Karl Marx y el ejercicio de la política en el país. “Había un contraste entre la prédica de libertad y la estructura tan rígida, tan negadora del individuo en lo comunista”, asegura.
Luego de diez años de ser un agente independiente, decide desvincularse de la actividad política y dedicarse de lleno a su vocación de activista ciudadano. En este período, Torrealba obtiene los títulos de profesor del Instituto Pedagógico de Caracas (IPC) y de periodista de la Universidad Central de Venezuela (UCV).”

Eso estaba en este link que ya fué borrado:

http://eldiariodecaracas.com/gente/jesus-chuo-torrealba-el-poeta-los-pobres

Tanto miedo hay que se sepa quien es el señor Torrealba que borraron el link.

Sin embargo aquí les transcribo la entrevista completa:

————————————————————–
“Jesús “Chúo” Torrealba: el poeta de los pobres
Autor: diariodecaracas.com el Vie, 16/08/2013 – 16:00.
• Arte y espectáculos
• Jesús Torrealba

Desde hace ocho años, el activista social defiende, desde distintas tribunas, los derechos de los sectores más deprimidos del país. “Chúo” asegura haber sido moldeado por las mujeres de su vida. Aprendió a leer a los cuatro años y militó en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) desde los trece años. Cree fielmente en Dios, se levanta a las tres de la mañana y es fanático del Barcelona y del Magallanes.

Llega al lugar el amigo de todos. Acalla los murmullos con un afable: “¿Qué tal?, ¿cómo va todo?, ¿todo bien?, ¿todo en orden?”. Esta cadena pareciese ser una fórmula, sin embargo, parte de un interés genuino: aventurarse a conocer al “otro”.

Hace ocho años, el profesor Jesús Torrealba decidió cambiar la tiza y el borrador por un micrófono y una cámara. A partir de ese momento se transformó en “Chúo” Torrealba, el fundador de la asociación civil El Radar de los Barrios y ancla de un programa de radio, y otro de televisión -este último, fuera de la pantalla del canal Globovisión desde el 16 de agosto de 2013-, bautizados bajo el mismo nombre.

Cuando se le habla de política venezolana, se distiende, como si se encontrara impartiendo cátedra sobre su materia predilecta. Sus manos robustas pareciesen querer abarcar sus 55 años de historia vivida y otros tantos de la que ha estudiado con ceñudo interés.

Jesús nace el 18 de mayo de 1958 en el seno de una familia sindicalista, residente del sector de los Magallanes de Catia, ubicado en el municipio Sucre de Caracas. Es el segundo de los tres hijos concebidos por el dirigente obrero Laureano Torrealba y la sindicalista del sector textil, Marina Rodríguez. “Yo fui un comunista importado en vientre. Nosotros vivimos un ambiente familiar preñado de eso. El tema del partido comunista fue tan normal como que me saliera bigote”, asegura.

“Chúo” aprendió a leer a los cuatro; desde entonces la curiosidad y el sentido crítico fueron su guía. “El Papel Literario (encartado en el diario El Nacional) me encantaba, la gente lo echaba a un lado. Yo lo agarraba, junto a las comiquitas, para leerlo y nadie entendía esa vaina”.

Así, relata su ruptura con el Partido Comunista de Venezuela (PCV), en el año 1974, como la consecuencia del contraste que hizo entre la teoría propuesta por Karl Marx y el ejercicio de la política en el país. “Había un contraste entre la prédica de libertad y la estructura tan rígida, tan negadora del individuo en lo comunista”, asegura.

Luego de 10 años de ser un agente independiente, decide desvincularse de la actividad política y dedicarse de lleno a su vocación de “activista ciudadano”. En este período, Torrealba obtiene los títulos de profesor del Instituto Pedagógico de Caracas (IPC) y de periodista de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Está “harto” de la polarización en el país. No logra imaginarse sin su icónico bigote. En su reproductor de música reinan Guillermo Carrasco, Tracy Chapman, Beethoven y Soda Stereo. Aún se identifica con los valores de la izquierda y no está de acuerdo con el criterio de escasez asociada al valor, propuesto por las ciencias económicas.

El país visto por un “guapo de barrio”

-Si Venezuela fuese un barrio gigante, ¿quién sería el “azote” y quién sería el “guapo”?
-Esa pregunta no es hipotética; el país es, en efecto, un barrio gigantesco. Allí habita el 56% de los venezolanos. El narcotráfico y el armamentismo, esta combinación nociva de armas y drogas, ese es nuestro azote, nuestro “pran”, ese es el gobierno real de nuestro país. El guapo es el emprendedor, él es la última línea de defensa frente a la narcohampa.

Sin embargo, entre el guapo y el azote de barrio hay un torrente humano que todavía es, esencialmente, parte de la solución y no del problema, es una gran cantidad de gente que aún tiene esperanzas en la movilidad social, y entiende como palanca para esa movilidad al estudio y el trabajo.

-¿Venezuela es mujer?
-Siete de cada diez activistas comunitarios son damas que empezaron defendiendo a sus hijos, luego defendieron su cuadra, luego defendieron la calle y terminaron defendiendo al barrio entero.
Ciertamente, no es gratuito un slogan que sacó, no recuerdo si fue la Unesco, que decía que la miseria tiene rostro de mujer en América Latina. Con la misma fuerza te digo: la esperanza tiene rostro de mujer. Esta sociedad no existiera si no existiera la mujer fuerte.

-¿Con cuáles valores de “lo popular” se siente identificado?
-En los sectores populares es muy generalizada una actitud ante la vida que es “heurística”, es abordar la vida para descubrir cuáles son las posibilidades, cuáles son las opciones, dónde está la verdad. Yo también la tengo. Creo que en vez de tratar de imponerle un preconcepto a la realidad, el hombre y la mujer de los sectores populares descubren la realidad, ven el bien existente dentro el mal aparente, lo transforman en oportunidades y avanzan. Como puso José Ignacio Cabrujas en boca de Eudomar Santos: “Como vaya viniendo, vamos viendo”.

“Chúo” breve
Globovisión: Posibilidad
Autor favorito: Maquiavelo
Comida: Pasticho de berenjena
Poeta y poesía preferida: “Chino” Valera Mora y su poema Venezuela, maravilloso país en movimiento
Película favorita: El show debe continuar
Frase favorita: ¡Fuerza, Venezuela!
Caricuao: Básquet
Catia: Pelotica e’ goma
Barrio: Salsa
Patria: Colores

El “guapo de barrio” visto de cerca

-¿Qué es lo primero que hace al levantarse?
-Lo primero que hago es darle gracias a Dios. Lo segundo es escribir algo. Generalmente yo mando un tuit de buenos días a las 3:00, 3:30 de la mañana, que es la hora en la que yo me levanto. También le veo la cara a mis hijos y me maravillo de que estén ahí. Lo otro es salir y enfrentarme con la realidad, organizar la información del país y de Caracas, leerla y comentarla en 21 minutos en el programa Del dicho al hecho (antiguamente transmitido por Globovisión y que ahora se mantiene en la emisora Radio Caracas Radio).

-¿Cómo hace para no amargarse al leer tantas malas noticias, tan temprano?
-Hacer El Radar, tanto en su versión radio, como en su versión televisión, implica contacto con la gente. Y esa es la razón de por que los titulares no me amargan, porque por un lado contrasto los titulares con las caras de un país que se mueve, esto se mueve, es impresionante.

Hay gente haciendo cosas interesantísimas, brillantes, a veces veo cosas tan, tan, tan duras que a mi me da “cosa” decir que tengo problemas. Cuando yo regreso de mi trabajo digo: “¿Qué problemas? Yo soy un hombre privilegiado”.

-¿A quien admira?
-Yo admiro a Marina Rodríguez, mi madre, tronco de tipa. Yo admiro a Martin Luther King, a Gandhi, a Mandela: son tipos con coraje, porque pudieron pelear, porque lo hicieron por lo que era justo. Entendieron que el fin no justifica los medios, los condiciona.

-¿Qué lo hace feliz?
-Me encanta que gane el Barcelona, el Magallanes. Me encanta la música, la salsa en todas sus expresiones, el jazz latino, el rock en español. Me encanta cocinar, me encanta una tarde sencilla con mis amigos escuchando música, mientras yo cocino y les invento tragos. Me encanta leer, lo hago por placer.

-Si tuviese al niño que fue frente a usted, ¿cómo lo vería?
-Yo le tengo mucho cariño al niño que yo fui porque ese mismo niño, hubiese tenido cualquier ventana para despegar, pero, el niño que yo fui era un chamo con la habilidad de darse cuenta en donde estaba parado, cuál era el tamaño del rollo y de lo precario de las herramientas que tenía y le echó pierna. Por eso yo amo el periodismo, porque es una ventana al mundo.

-¿Es una persona sentimental?
-Sí vale, yo soy Tauro, soy muy llorón. Yo tengo una complicación, porque soy comunicador y, para comunicar con eficiencia la realidad que palpo, no puedo permitir endurecerme, porque ese callo me va a desnaturalizar, me deslindo de la realidad. Tengo que hacer una cosa compleja: despojarme de herraduras. Si me conmuevo me conmuevo, si me alegro me alegro y punto.

-¿Qué papel tiene Dios en su vida?
-Poco a poco he ido construyendo una relación de calidad con mi tocayo. Me bauticé a los “40 y pico de años”, fue un proceso de mucha convicción y de saber por qué lo hacia. Para mí, existe una fuerza rectora en el universo y es el amor, y el amor es ley de Dios. Todo lo que vibre en amor, termina expresando sintonía con esa realidad.

Jesús “Chúo” Torrealba sueña con que, en poco tiempo, el proyecto El radar de los barrios derive en una suerte de universidad comunitaria “Ojalá podamos construir un espacio donde la gente pueda relacionarse, ahora nuestra sede son los ranchos y el corazón de la gente”, afirma.

Sus pequeños ojos se abren al hablar de su futuro. Se vislumbra, a largo plazo, escribiendo poesía y música. “Una mezcla de Caetano Veloso con Simón Díaz. ¿Te imaginas el privilegio de que cosas que uno escriba los jóvenes las repitan y las canten, para expresar el amor o su opción política?”, pregunta ilusionado.

“El tema del poeta popular, del juglar, así me lo imagino yo, así, bellísimo”, sueña, como si pudiese mirarse allí, viejito, haciendo poemas y canciones.

Fuente: Adriana Núñez Moros / http://eldiariodecaracas.com/gente/jesus-chuo-torrealba-el-poeta-los-pobres

SEÑORES EL GRUPO LA COLINA LE ESTA METIENDO OTRO STRIKE A LA OPOSICION

HAY QUE SUBIR ESTE POST!

Acerca de John Walker

Soy John Walker
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s